13 julio 2010

Los Tiempos Añejos

Conversando con un pana me di cuenta de lo fácil que era el tema de las mujeres cuando era niño.

Cuando tenía 11 años tuve mi primera novia, Karla es su nombre y era guapísima, la novia más linda que tuve y la más alta también. Fue en una colonia vacacional que la conocí y de inmediato me di cuenta que me miraba de otra manera, de una manera que sólo lo hacía mi amiguito Mario que, años después, me enteré que era maricón y que me la quería poner.

Así recuerdo a Marito

Ella me malacostumbró de por vida (supongo) porque fue ella la que tomó la iniciativa desde el comienzo. Me enviaba besos volados, me despeinaba y me volvía a peinar, me pellizcaba, me escribía papelitos con su nombre y el mío fundidos en un corazón...yo sin saber qué hacer me iba jugar fútbol o cualquier otra cosa para evitar mi vergüenza.

Así recuerdo a Karla

Una tarde me pidió mi número de teléfono y por la noche recibí su llamada. Palidecí, pero en el fondo me encantaba esa picardía que tenía ella. Conversamos como 2 horas por teléfono, nos dedicábamos canciones, le contaba chistes, se reía....hasta que llegó ese momento en el cual sabes que la conversación terminó y hubo un silencio incómodo, pero antes de que yo diga nada ella me dijo "me gustas, Estertor***, quieres ser mi pelado?" a lo que respondí con un lacónico sí.

Ya éramos pelados y Karla para demostrar su pre-adolescente amor, me quitaba la gorra y me hacía perseguirla para recuperarla, nos empujábamos a la piscina, entrelazábamos las manos, nos ahorcábamos hasta desmayarnos. Así entre más jugueteos, comenzaron mis primeros roces con un cuerpo femenino, mis primeras erecciones no-matutinas y mi primera pajilla, que años más tarde se convirtiría en el modus vivendi de un servidor, sobre todo entre los 14-18 años.

Así me recuerdo a mí mismo a los 14 años

Así mantuvimos una "relación" hasta que cada uno entró al colegio, desde ahí todo degeneró...ella se hacía la estrecha, esperaba demasiado de mi, era yo el que la llamaba todo el tiempo, me enamoré profundamente de ella y todo se fue por el caño. Desde ahí esperaba que mi próxima novia fuera así de fácil, es decir, que venga y me diga lo mismo que me dijo Karla: "me gustas". Creo que conforme fui avanzando en edad las cosas se complicaron más, las chicas comenzaron a jugar el papel de "mujeres" , las señales eran ambiguas y los chicos comenzamos a tomar el rol de "conquistadores".

Todo era muy sencillo a los 11 años, las chicas no se preocupaban por dar el primer paso y eran bastante seductoras para su temprana edad. En fin, cuando uno se convierte en adulto se desvelan ciertos códigos, hay un constante tira y afloja, las miradas delatadoras son a cuentagotas y dependemos mucho de las señales, jugamos a lo seguro. Los roles bien definidos, no hay como salirse del libreto.

Cómo quisiera que vuelvan esos días fáciles en los que las chicas no dudaban en hacernos saber que gustaban de nosotros y nos conquistaban con picardía!... cómo quisiera que vuelvan aquellos días de pre-adolescentes románticos.

*** Obvio que no me dijo "Estertor"!

6 comentarios:

Gargamel dijo...

Una pequeña duda.. No seria al revez? y el culpable de sus desenfrenos no seria Marito? ahi le dejo la pregunta

Estertor dijo...

JA JA JA JA JA....claro, es una posibilidad!

CARICATO dijo...

excelente y gracioso relato!!!

Christian76 dijo...

Habla serio!!! Colonia vacacional, Karla, 11 años, mi misma historia pana. La plena que esos tiempos son del putas. Saludazos

Edú dijo...

Buen post, en especial las fotos de los recuerdos. Ja ja ja
Y sí, las cosas después se complican un montón.

rasalax dijo...

GENIAL!!! Pero es curioso yo también me recuerdo a mi así de los 12-20 :(